Desde el pasado mes de mayo, Ciudad Deportiva Amaya cuenta con una nueva junta directiva, un equipo en el que repiten algunos cargos de la última legislatura y al frente del cual se halla, como presidente, José Ramón Azkoiti, una persona que resultará conocida a todos los socios de Amaya; no en vano ha desempeñado las labores de gerencia de nuestro club durante los últimos años.

Charlamos en este espacio web con el nuevo presidente para que nos cuente cómo ha sido este cambio de labores en el club y qué objetivos se marca para los próximos 4 años.

José Ramón acude a la entrevista en un vehículo todavía poco habitual, pero que él quiere promocionar predicando con el ejemplo: una bicicleta eléctrica que le permite bajar y, sobre todo, subir cómodamente la cuesta de acceso al club.

Somos testigos de que has comenzado esta nueva etapa con una tremenda ilusión. ¿Esperabas esta inyección de ánimo al acceder a este puesto?

Ciertamente, me ha sorprendido que la ilusión con la que me planteé presentarme a la presidencia de Amaya no sólo no ha decaído sino que ha crecido en mi interior, lo que me hace vislumbrar los próximos cuatro años de manera positiva para Amaya. Esto me produce una gran satisfacción personal.

¿Conocer desde la gerencia la trayectoria de este club durante la última época confiere tranquilidad para afrontar nuevos retos?

Me proporciona la tranquilidad de saber que todo está en orden, y que las posibilidades de mejora de Amaya son reales y pueden afrontarse y convertirse en realidad. Confío en que la experiencia vivida nos ayude a repetirla con los nuevos retos y proyectos en los que nos embarquemos.

La junta se ha renovado en parte para dar entrada a nuevos socios. ¿Qué retos se plantea el nuevo equipo directivo?

Hemos publicado -como anexo a la revista de junio- un programa que engloba el plan de acción para los próximos cuatro años, con el que nos hemos comprometido. Me remito a él (también está publicado en esta web) y, si cabe, puedo añadir que intentaremos superarnos, generando la suficiente ilusión como para hacer posible lograr cada uno de los retos planteados. Retos que esperamos sean compartidos por los socios, y para los que contamos con la nueva savia que aporta tanto la nueva composición de la junta como la nueva gerencia.

Amaya, cada día más. Con el estreno de las últimas dotaciones, seguimos haciendo bueno el eslógan…

Creo que sí… Se trata de un “más” amable; no se trata tanto de crecer por crecer, sino de mejorar, de sorprender, de tener una ciudad deportiva global, de incrementar las dotaciones, servicios y prestaciones y, en definitiva, hacer crecer la satisfacción de los socios.

El proyecto más ilusionante para los próximos cuatro años…

TODOS, porque no hay ninguno que desmerezca del resto pero, si hubiera que señalar alguno, hemos significado como proyecto estrella la renovación de la piscina de 25 metros, con todo lo que lleva anexo, como zona de balneario-spa, piscina de ejercicios en el agua y para bebés, más el rocódromo y las pistas de squash.

Qué es lo que más te enorgullece de Amaya

A nivel particular, el grado de felicidad que aporta a cada uno de los socios la disponibilidad de unas instalaciones como estas que facilitan la práctica deportiva, el ocio y las relaciones sociales, permitiendo el desarrollo personal en un entorno amable y acogedor.

Socialmente, me enorgullece la contribución que Amaya realiza al deporte navarro, que se concreta en el fomento y apoyo a los deportes de base, tanto en los aspectos emocionales como en el necesario soporte económico. Pamplona y Navarra serían diferentes si no existiera Amaya y otros clubes de similares características.

Cuál sería el mejor premio a la labor de presidente?

Me conformaría con hacerlo tan bien como mi predecesor, y lograr el mismo reconocimiento que él ha obtenido. Idealmente, sería feliz si cada miembro de la junta pudiera hacer realidad sus ilusiones, lo que nos conduciría a cumplir con nuestro eslogan de Amaya cada día más, y dejar para el siguiente presidente una Amaya consolidada, asentada en lo económico, renovada e ilusionada en lo deportivo y equilibrada en lo social, que permita afrontar el futuro con mejores opciones cada día.