La sauna es un baño de calor que expone al cuerpo a una temperatura muy superior a la normal, para lo que necesita una instalación muy especial en lo que a su utilización se refiere.

Existen dos saunas, una para caballeros y otra para señoras, a las que se accede desde los vestuarios generales. Para su correcto funcionamiento es necesario que los usuarios observen las siguientes normas:

a) Para acceder a las saunas es obligatorio pasar el carnet o la huella por el lector, lo que da un acceso con un limite de 2 horas que tendrá un coste de 1€ (que se cargará al número de cuenta mensualmente). A las 2 horas y un minuto será otro cargo. La cuota de sauna esta establecida al efecto por la Junta Directiva.

b) Por cada acceso permitido por el lector sólo puede pasar una persona.

c) A la cabina de la sauna se debe acceder descalzo.

d) La puerta de la cabina debe estar permanentemente cerrada.

e) Está absolutamente prohibido en las saunas:

e.1) Introducir bolsos u objetos semejantes

e.2) Aplicarse productos en el cuerpo

e.3) Jabonarse en la ducha de la presauna

e.4) Echar agua a las resitencias para crear vapor

e.5) Manipular elementos: termostatos, sondas, etc.

f) Para tomar la sauna se debe colocar una toalla entre el cuerpo y la madera de los bancos de la sauna a fin de evitar que el sudor del cuerpo impregne la madera. De esta forma se contribuye a una mayor higiene de la sauna.

g) Es importante seguir las recomendaciones expuestas en la puerta de la sauna.

 

El incumplimiento de estas normas es motivo de sanción.

Cualquier anomalía que se observe en las saunas debe comunicarse al personal de instalaciones para su inmediata reparación.