• 19NOV - 2015

    De la junta de C.D. Amaya a un hospital del Congo

     

    Sagrario Santiago, enfermera y miembro de la directiva de Amaya, ha participado recientemente en un proyecto de cooperación en un hospital de Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, una ciudad donde prácticamente no existe luz ni agua corriente. Por eso es casi un milagro que, en un pequeño hospital del barrio de Mont Ngafula, la vida se abra paso gracias a la sección de neonatología. Para ello, el papel de una de nuestras socias y miembro de la junta, Sagrario Santiago, ha sido muy importante. A través de la ONG navarra Onay estuvo 21 días (del 26 de septiembre al 17 de octubre), formando a las enfermeras de la unidad y enseñándoles diferentes técnicas de atención y cuidado para bebés prematuros: “mi labor consistía en enseñarles la parte más teórica, pero también en concienciarlas de la importancia de su trabajo y de realizarlo con todo el cariño posible”, explicaba la enfermera mentora del Servicio de Neonatología del Hospital de Navarra.

    Con una elevada mortalidad infantil, una esperanza de vida muy baja, y un sistema sanitario de pago, la atención a prematuros todavía está dando sus primeros pasos en el Congo. En el hospital de Monkole ha sido posible su puesta en marcha gracias a la cooperación francesa, con la donación de 12 incubadoras. La  formación para la puesta en marcha y funcionamiento de las mismas ha corrido a cargo de Onay, de la mano de Sagrario Santiago: “además de las cuestiones técnicas, quiero pensar que mi ayuda ha servido para cambiar en algo su filosofía de trabajo. Yo les mostré métodos que aquí tenemos extendidos y cuya eficacia está más que demostrada, como el contacto piel con piel o el hecho de atender el servicio con una luz tenue”, detallaba.

    A pesar de la dureza de algunas situaciones, la extrema pobreza y el “trato denigrante” a la mujer que experimentó en su estancia en el Congo, esta socia y miembro de la junta reconoce que ha sido “una de las experiencias más excepcionales de mi vida. Y la verdad es que viene muy bien viajar a África para darnos cuenta de lo privilegiados que somos, y de lo necesaria que es nuestra ayuda allí”.

    SAGRARIO POST

     

     

     

     

     

     

     

    Torre morada en homenaje a los bebés prematuros

    Precisamente, a lo largo de esta semana, la torre de C.D. Amaya se ha iluminado de un color morado para conmemorar el Día Internacional de la Prematuridad (17 de noviembre). Se trata de un homenaje del club a estos bebés, a cuya disciplina se dedica Sagrario Santiago.

    torre-morada