Este es un deporte que en nuestra geografía se pierde en el tiempo. Una chapa lanzada a lo alto es la encargada de determinar si este trío, porque a bochas se juega a tríos, o aquel, o el otro, es el que inicia la partida. La pista enarenada, con arena suelta en la superficie y apisonada tras la primera capa acoge a las bolas de boj o encina con 80-85 cm de diámetro y un peso que oscila entre los 280-300 gramos. Las partidas son a veinte tantos y se puede prolongar entre una hora y hora y media. No existe un reglamento propiamente dicho. Las botxas son un juego que cultiva la relación interpersonal y social de sus participantes.

Por medio de un grupo de 10 botxistas se creó en C.D. Amaya la sección de Botxas en 1970. Preparar las pistas y hacer afición costó hasta el año 1973, pudiendo celebrarse el primer campeonato social en el año 1974 con ocho equipos llegando en el año 1976 a jugar 10 equipos para volver a los 8 en los años siguientes. En principio nació como un hobby sin contar como sección deportiva. Se pretendía hacer competiciones con los bochistas de la Chantrea y tal vez con algunos otros.

Al principio Amaya sólo contaba con una pista y un tejadillo, cuando llovía no era muy cómodo jugar así que se solicitó permiso para cerrarlo y ellos mismos en Auzolán lo llevaron a cabo. En el mes de Abril de 1974 la ilusión de la sección era celebrar en primavera el primer campeonato de Bochas en esta sociedad para todo el que quiera participar.

En verano de1974 se celebraba el primer campeonato social. Asurmendi, Gómara y Sardá fueron los vencedores. Se puso el broche ala campeonato con una cena a la que acudieron jugadores, seguidores, y el Presidente de la Sociedad y otros miembros de la Junta directiva.

Con la satisfacción de haber dado fin a una empresa bien calculada y trabajada y con el deseo de seguir dando pasos hacia delante el amigo Ezcaray concertó un encuentro con la Chantrea. Se contó desde el primer momento con la estupenda colaboración de la Caja de Ahorros Municipal que donó el trofeo que se ponía en Liza un valiosos trofeo que se lo adjudicará en propiedad la sociedad que venza 3 años consecutivos o cinco alternos, lo que aseguraba la continuidad del torneo. Tres tríos por sociedad siendo representantes de Amaya los primer clasificados del campeonato social.

Al final fue clara la victoria del Chantrea que demostró sobre la pista de juego su mayor veteranía.

No podríamos olvidarnos de mencionar a Joaquín Ezcaray organizador y jugador. Podemos considerarlo como el padre de las Botxas.

A finales de 1974 se terminaba el cubrimiento de una de las pistas. La colaboración de los integrantes de la sección fue muy importante y permitió que el grupo bochista pudiera alargar su actividad durante la época de lluvias.

Su realización material fue posible gracias al trabajo realizado mediante Auzolán por los botxazalea. La construcción de la pista de juego fue realizada por los propios socios de Amaya, aficionados a este juego. En esta tarea entusiasta se consiguió e acoplamiento para su utilización a lo largo de todo el año. También hay que destacar que fue el propio club quien facilitó los materiales necesarios para llevar a cabo este proyecto adelante.

En la primavera de 1975 se celebraba el segundo campeonato social en el que participaron ocho tríos y gracias a la cubierta instalada tuvo una continuidad normal al encontrarse la pista en óptimas condiciones de juego así mismo los espectadores estuvieron resguardados de las inclemencias del tiempo.
A finales de los años 80 se mantenían y se mantienen a día de hoy los campeonatos sociales. Tras la celebración de este campeonato se preparan para el campeonato intersocial. Nuestros botxeros lo han venido ganando durante los dos últimos años y si ganasen de nuevo este año obtendrían la copa en posesión. Los otros dos clubs participantes en el torneo fueron el Txantrea y el Natación.

En 1990 la sección continuaba en su línea habitual, volvía a ganar al igual que en los tres años anteriores el campeonato intersocial.

En 1991 la sección seguía en su tónica y ganaba el intersocial una vez más.

La evolución que se producido enla seccion de botxas es clara. Ha habido muchos progresos desde que hace más de 20 años los pioneros Joaquín Ezcaray, Andrés Profano y otros como Ceballos, Patiño, Gómara y Gómez empezaran a adecuar lo que en 1995 se conocían como las pistas SADAR Y TAJONAR, en las que se puede jugar a botxas todo el año ya que cuentan con aire acondicionado.

Sus proyectos en dicho año con el fin de mejorar la sección presentaron un proyecto de reglamento para el campeonato intersocial que regulara la dinámica del juego. Seve Gómez fue el artífice de la escritura del reglamento en el que se describe la mecánica de las bochas. Pretendían con ello que todos los socios conocieran ese deporte para pasar buenos ratos en AMAYA.

En 1996 AMAYA volvía a ganar por segunda vez consecutiva el campeonato intersocial, y si volvieran a ganarlo ese año el trofeo pasaría a ser propiedad del Club.

Reseñable también la propuesta que se efectuó a la Junta Directiva para la creación de una o dos pistas de petanca y la adquisición del material necesario para el juego. Se estimaba que el lugar idóneo para ello era la margen del río entre las dos filas de chopos en la parte trasera de los asadores. Para este proyecto se contó con el asesoramiento del Club de Petanca de la Asociación de Sordomudos de Navarra.

1997 destacaba un nuevo triunfo del campeonato intersocial.

Actualmente la sección dispone de una sala con dos pistas de botxas y otros accesorios para el juego de las botxas. El delegado de la sección es Jose Felix Sanz Zudaire.